Weekly

Lo que tenes que saber de la realidad económica Argentina.

PERIODO DEL 12 agosto, 2022

Un único soldado para combatir la inflación récord

El costo de vida escaló 7,4% mensual (136% anualizado), la mayor variación mensual desde abril del 2002. A su vez, la variación interanual trepó a 71%, un récord desde la salida de la hiperinflación. En tanto, en 7 meses el  IPC avanzó de 46,2% (91,8% anualizado). Sorpresivamente, estos hitos se dieron sin que se haya dado un ajuste de precios relativos.

De acuerdo con estimaciones privadas, la inflación no sería inferior al 5% durante el resto del año. Así, se espera un piso de nominalidad de 90% anual para 2022. Sin embargo, frente al nuevo umbral, no debería descartarse la posibilidad de cerrar el año con una cifra de tres dígitos por primera vez desde 1990.

Instantes previos a la publicación del dato de INDEC, el BCRA decidió aumentar sus tasas de referencia en 950 puntos básicos, llevando a la tasa de LELIQ a 69,5% TNA (96,8% TEA). Si bien a estos niveles la tasa real seguiría ubicándose en el terreno negativo, el balance del BCRA se deterioraría más aceleradamente, con intereses anualizados de pasivos remunerados en torno al 8% del PIB. Lo cierto es que, sin plan económico de estabilización ni reacomodamiento de precios relativos, el efecto de la política monetaria para reducir la inflación es muy limitado. 

 


La inflación, sin freno alguno

La inestabilidad política y la falta de un programa de estabilización no fueron inocuas para la economía argentina. El dato más reciente del IPC fue una muestra de ello. En julio el costo de vida trepó 7,4% mensual, apenas por debajo de lo que se esperaba (7,5%), pero no por eso la situación fue menos dramática. Si anualizamos el guarismo mensual, la inflación sería de 136%. Por otro lado, los precios se incrementaron 71% interanual mientras que, durante los primeros 7 meses del año, la inflación acumulada fue 46,2%, es decir, 91,8% anualizada.

Entre las divisiones, los mayores aumentos se observaron en Recreación y Cultura (13,2%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (10,3%) y Restaurantes y hoteles (9,8%). Prendas de vestir, una división que sistemáticamente viene creciendo por encima de la inflación, escaló 8,5%, y en términos interanuales se ubica en el orden del 97% (casi duplicación del nivel de precios). Por su parte, Alimentos y bebidas no alcohólicas treparon 6%, por debajo del índice en general.

El IPC núcleo, que excluye a los bienes estacionales y regulados y habla de la potencia de la inercia, registró una variación mensual de 7,3% (133% anualizado), interanual de 72,2% y acumulada de 45,4% (90% anualizado). Por otro lado, los productos estacionales subieron 11,3% mensual mientras que los regulados, aún rezagados, crecieron al 4,9% mensual.

Este último dato no es menor. Que los bienes regulados se deslicen por debajo del ritmo de la inflación profundiza las distorsiones en los precios relativos. Vale destacar que es la primera vez en los últimos años que observamos un marcado fogonazo inflacionario sin correcciones sensibles sobre las tarifas de servicios públicos o el tipo de cambio oficial. Al comparar con años anteriores, vemos que la inflación de julio fue mayor en relación a la de septiembre del 2018, cuando el tipo de cambio había saltado de $ 30 a $ 40, y superior a la de septiembre del 2019, tras el resultado electoral. Es decir, hay una especie de pass-through «fantasma» a precios como si hubiese habido una gran devaluación, cuando en realidad el tipo de cambio oficial se mueve por debajo del 5% mensual.

Medalla de oro a la mayor inflación

Aun suponiendo que en materia de precios lo peor puede estar por llegar, eso no nos libra de seguir rompiendo récords a nivel regional y en términos históricos.

Con relación a nuestros vecinos, Argentina se llevó el puesto ganador. Ya ni vale la pena compararnos con países como Chile (1,3% mensual), Perú (1%) o Uruguay (0,7%), quienes gozan de economías mucho más estables. Si tomamos el dato de julio, la inflación local superó incluso a Venezuela, que registró un aumento de precios del 5,3%.

En términos históricos, el 7,5% de inflación mensual representa la mayor marca en más de 20 años. La última vez que los precios se incrementaron en magnitud semejante fue en abril del 2002, luego de que el tipo de cambió haya saltado de $ 1 a $ 4 tras la salida de la convertibilidad. En términos interanuales, el récord es aún más sorprendente. La última vez que la inflación superó 71% fue en enero del 1992, hace más de 30 años, en el epílogo de la hiperinflación, cuando el ancla cambiaria que supuso la caja de conversión y las reformas estructurales comenzaban a surtir efecto.

Otra triste plusmarca fue la lograda por la inflación acumulada en los primeros 7 meses del año. Sacando del plano los años entre el Rodrigazo (1975) y la Convertibilidad (1991), el avance de 46,2% (91,8% anualizado) fue el segundo mayor desde que se tiene registro, detrás de 1959, año en el cual el tipo de cambio había saltado 370%.

¿Hacia dónde vamos?

La inflación prevista en el acuerdo de Facilidades Extendidas con el FMI publicado en marzo pasado suponía una inflación techo del 48% para este año. Si bien era sabido que el target original era muy optimista, prácticamente se alcanzó esa cifra en apenas siete meses. Hace poco más de un mes, el Fondo actualizó el límite superior a 62%. Para alcanzarlo, la inflación en los próximos 5 meses debería ser inferior a 2,1% mensual, lo cual es prácticamente imposible a la luz de la dinámica actual y los correcciones que se vienen.

De hecho, dada la aceleración del último mes, no debería descartarse la posibilidad de que la inflación cierre 2022 en tres dígitos. Para que ello suceda, los precios deberían crecer en promedio durante los próximos 5 meses a un ritmo de 6,5% mensual. Si bien es cierto que la inflación media de los primeros 7 meses fue de 5,6%, el salto a 7,4% marca un nuevo nivel de nominalidad mucho más alto.

Las primeras estimaciones de alta frecuencia para agosto sugieren una tasa de inflación semanal que va desde 1,6% (mensualizado 6,5%) a 3,1%. A su vez, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado publicado por el BCRA, la inflación para los restantes 5 meses del año no será inferior a 5%. En línea con esto, para diciembre de este año esperan que la inflación sea del 90,2%.

Las jubilaciones, otra víctima de la inflación 

Si bien es cierto que gran parte de la economía se encuentra indexada, las excepciones abundan. Un ejemplo de esto lo vemos con las jubilaciones y pensiones. En términos fiscales, estas erogaciones representan el mayor peso dentro del gasto y totalizan el 10% del PIB, un hecho por el cual las definiciones en materia previsional suelen ser motivo de conflicto.

Si analizamos detalladamente la evolución de la jubilación promedio, podemos ver que, con relación a 2019, la fórmula de ajuste por movilidad implicó una caída del 11% en términos reales. Sucede que, al ajustar por la recaudación y el salario bruto promedio del trimestre anterior, dicho aumento no representa mejoras en términos reales frente a una inflación que siempre pisó el acelerador.

En este sentido, debido a este rezago matemático de la fórmula, de poco servirá el recientemente anunciado incremento de 15,5% a partir de septiembre. De hecho, si suponemos una inflación de 7% para agosto, la mitad de ese aumento ya se habría evaporado aun cuando todavía no se haya cobrado. En la misma línea, una inflación de la misma cuantía en septiembre implicaría una licuación total del aumento, dejando así una pérdida en términos reales para los meses de octubre y noviembre.

Vuelven los halcones. ¿Alcanza? 

En la antesala del dato de inflación del jueves, el BCRA encaró un fuerte apretón monetario a través de un encarecimiento del costo del dinero. En rigor, las tasas de LELIQ a 28 días y pases a 1 día treparon 950 bps y terminaron en 69,5% TNA (96,8% TEA) y 64,5% TNA (90,5% TEA) respectivamente.

Asimismo, se estableció un nuevo piso de tasa para los plazos fijos a 30 días de hasta $ 10 millones de personas humanas, que ahora pasa a ser de 69,5% TNA (96,6% TEA), mientras que para el resto de los plazos fijos (BADLAR) la recompensa nominal mínima se fijó en 61% TNA (81,3% TEA). Paralelamente, en línea con la estrategia coordinada entre el BCRA y el Tesoro, la tasa superior del corredor de política monetaria (LEDE a noviembre de la última licitación) quedó en 75,6% TNA (98,1% TEA).

¿Es suficiente este nuevo entorno de tasas para que el premio nominal de los pesos le gane al incremento del IPC? A pesar de que el endurecimiento monetario fue importante en magnitud absoluta, todavía queda relegado y a la sombra de la inflación. La LELIQ es negativa en casi 19 puntos contra una escalada de precios como la de julio. Incluso también quedaría en rojo frente a la proyección del REM de 6% para agosto. Las mismas conclusiones, con matices, son replicables al resto de las tasas.

De todas formas, la tasa real es menos negativa que en un escenario de mayor pasividad del BCRA, un hecho que podría traer algo de calma de corto plazo al dólar financiero y a la brecha cambiaria (no se puede dejar de mencionar que las mejores condiciones internacionales en emergentes también ayudan).

Otro factor que podría contribuir con una mini pax cambiaria es el horizonte más despejado de vencimientos en pesos. El canje de deuda de esta semana, con una aceptación del 85% (mayoritariamente pública), permitió al Gobierno reducir la carga del período agosto-octubre, desde $ 2,5 billones a menos de $500.000 millones, aunque al costo de indexar la nueva deuda al máximo entre inflación y devaluación a través de bonos duales.

Más allá de esta situación, si la dinámica de reservas no mejora (las netas están en terreno negativo según nuestros cálculos), probablemente veamos mayor presión cambiaria en el futuro. Con relación a esta problemática, la recalibración de tasas podría colaborar para incentivar la venta de granos y acelerar la liquidación de divisas. Es que la aceleración de las microdevaluaciones o crawling peg (pasó de 25% anualizado en enero a 90% en agosto) dejó las tasas de interés rezagadas. De esta forma, los incentivos de los productores para quedarse con la producción, revalorizada al tipo de cambio oficial, y financiarse a tasas relativamente baratas fueron en ascenso. En cualquier caso, esta ingeniería operaría en el margen porque el problema medular sigue inalterado: el campo percibe menos del 35% de lo que los granos valdrían sin retenciones ni brecha.

La tasa sola es un martillo debajo del agua

El tardío giro hacia la ortodoxia va a dejar secuelas en el balance del Banco Central. Los intereses que devengan los pasivos remunerados se van a acelerar, poniendo presión sobre el resultado cuasifiscal.

Unas simples cuentas sirven para ilustrar esta cuestión. El BCRA terminó 2021 con una factura de intereses anualizada por LELIQ (38% TNA) y pases (32% TNA) de $ 1,92 billones o USD 18.700 millones. Este valor representaba el 53% de la base monetaria y 2,5% del producto.

Pero el aumento del stock de la deuda del Central, producto de una esterilización de más de $ 4 billones en lo que va del año, y el encarecimiento del precio del dinero, dispararon la boleta de intereses. Dado el acervo actual de LELIQ y pases ($ 6,82 billones) y el nivel de tasas, el costo cuasifiscal devengado por año alcanzaría $ 6,55 billones o USD 48.800 millones (más que el monto total del acuerdo con el FMI), y representaría 1,5 veces la base monetaria de hoy y 8,4% del PIB.

Esta incómoda aritmética monetarista no es trivial a la luz de que el Banco Central hoy tiene más compromisos con los bancos vía LELIQ y pases, a una tasa de interés de casi 100% anual, que billetes en circulación más encajes (base monetaria que no genera costo). Hoy los pasivos remunerados son el 157% de la base. Esta relación es la más elevada desde 1989. Por eso, la sostenibilidad del déficit cuasifiscal pasará a estar en el centro del debate público.

La acumulación de desequilibrios en el Banco Central lo único que hace es amplificar la magnitud del ajuste posterior: la devaluación necesaria para licuar los pasivos monetarios (deuda más base monetaria) será mayor y/o la reestructuración de deuda con privados (bancos) deberá ser más contundente.

Cuando se encara un plan de estabilización, generalmente la suba de tasas ocurre después de un compromiso creíble de ajuste fiscal, un aumento del tipo de cambio real y la aplicación de reformas. En este caso, el Gobierno comenzó por el final para procrastinar y evitar los primeros. Pero no hay soluciones mágicas. Difícilmente esta renovada ortodoxia monetarista (que llega tarde y en soledad) pueda bajar la inflación, de la misma manera que no se puede exigir que un martillo funcione correctamente debajo del agua.

Seguí leyendo este informe suscribiéndote a nuestra lista


    Weeklys Anteriores

    19 septiembre, 2022

    El aumento del IPC en agosto volvió a sorprender al alza. Lejos del 6,5% que se esperaba, el registro fue 7% (125% anualizado). En términos interanuales, los precios escalaron 78,5% y en lo que va del año avanzaron 56,4% (95,6% anualizado). En respuesta a esta dinámica, el BCRA volvió a subir la tasa de LELIQ. […]
    Leer más

    12 septiembre, 2022

    Lo que hace algunas semanas sonaba a una utopía, hoy es una realidad: los dólares están llegando a Argentina. Por el canal financiero, el Banco Mundial hará un desembolso extra de USD 900 millones para los próximos seis meses (sumados a los USD 1.100 millones ya acordados). A su vez, con el BID se acordó […]
    Leer más

    2 septiembre, 2022

    Luego del caos bursátil que se vivió en julio, los activos argentinos operaron con cierta estabilidad en agosto. Sin embargo, como consecuencia de la elevada inflación, muy pocos activos financieros lograron rendimientos reales positivos. Por ejemplo, los bonos locales experimentaron caídas reales que fueron desde 1% hasta 11%. A pesar de lo difícil que fue […]
    Leer más

    26 agosto, 2022

    Tras un largo letargo que parecía no tener fin, el peso, los bonos y las acciones argentinas mostraron una reversión en la tendencia. Si bien parte del rally de este último mes en parte tuvo que ver con el desempeño del resto de los emergentes, esta semana los activos locales reaccionaron favorablemente pese a condiciones […]
    Leer más

    19 agosto, 2022

    En el último mes y medio, la caída en el nivel de reservas dejó al Banco Central en una situación crítica. Si bien vimos cierta reversión en los últimos días, se aproximan meses complejos por factores estacionales. Frente a estas circunstancias, observamos los últimos intentos oficiales para conseguir divisas, aún sin muchas medidas concretas.  Ante […]
    Leer más

    12 agosto, 2022

    El costo de vida escaló 7,4% mensual (136% anualizado), la mayor variación mensual desde abril del 2002. A su vez, la variación interanual trepó a 71%, un récord desde la salida de la hiperinflación. En tanto, en 7 meses el  IPC avanzó de 46,2% (91,8% anualizado). Sorpresivamente, estos hitos se dieron sin que se haya dado […]
    Leer más

    5 agosto, 2022

    Las primeras medidas de Sergio Massa como nuevo ministro de Economía fueron por el camino de la racionalidad: anunció que se cumplirá la meta fiscal pactada con el FMI, habrá recortes de subsidios a la energía, los planes sociales se convertirán en trabajo, se congelará el ingreso a planta permanente en el Estado, se prescindirá […]
    Leer más

    29 julio, 2022

    Tras varios rumores, se confirmó la llegada de Sergio Massa como ‘superministro’ de Economía, Producción y Agricultura. Si bien el tigrense se destaca por tener una visión más pragmática que la del resto de la coalición gobernante, la principal incógnita gira en torno a su capacidad real para equilibrar las cuentas públicas mediante la reducción […]
    Leer más

    22 julio, 2022

    En las últimas horas, el Gobierno se encargó de remarcar que hay una retención de granos que está afectando la dinámica de divisas. Lo cierto es que los incentivos a desprenderse de los granos se redujeron considerablemente en los últimos días por diversas razones: un ritmo de crawling peg más acelerado, la dificultad para acumular […]
    Leer más

    15 julio, 2022

    El costo de vida creció 5,3% mensual (85,8% anualizado), mientras que el mercado esperaba 5,2%. De esta manera, el sexto mes del año mostró la mayor variación mensual para un junio desde 1990. En tanto, durante el primer semestre, la inflación acumuló 36,2% (85,5% anualizado, un ritmo que implica que los precios se duplican cada […]
    Leer más

    8 julio, 2022

    La salida de Martín Guzmán inyectó enormes dosis de incertidumbre y nerviosismo en el mercado. La llegada de Silvina Batakis, con un perfil heterodoxo y afín al kirchnerismo, al Ministerio de Economía tampoco hizo nada para calmar las aguas. El veredicto del mercado fue claro: los bonos en dólares se hundieron 15%, el riesgo país superó los 2.700 puntos básicos y el tipo de cambio “contado con liqui” se disparó $ 40 o 16% hasta rozar los $ 300.
    Leer más

    1 julio, 2022

    Hasta el viernes 24, en el mes el BCRA había vendido en términos netos USD 584 millones al sector privado. Así, junio se encaminaba a ser el peor sexto mes del año con cepo, y el más raquítico en este rubro desde 2018. Pero gracias a un nuevo ajuste por cantidades en el sector externo, en 4 días la entidad sumó USD 1.523 millones. De esta manera, junio cerró con compras netas por USD 940 millones, configurando el mejor registro para este mes desde 2010. Según Economía, la meta de reservas netas con el FMI habría sido alcanzada.
    Leer más

    30 junio, 2022

    La debilidad en el mercado de bonos en pesos continuó. Con la plaza prácticamente paralizada, el Banco Central operó fuertemente sobre la curva de títulos CER para defender las paridades de los bonos más cortos y no complejizar el programa financiero oficial. Esta participación en el mercado secundario, que no tiene ningún tipo de restricción legal por la Carta Orgánica ni por el acuerdo con el FMI, posibilitó que el BCRA ingresara al canje de letras que desde Economía habían lanzado esta semana antes del vencimiento de $ 606.000 millones de fin de junio. Gracias a esta estrategia, el Tesoro postergó $ 363.000 millones.
    Leer más

    16 junio, 2022

    El IPC en mayo mostró un incremento de 5,1% mensual, menos que en marzo (6,7%) y abril (6%). Pero no hay margen para alegrarse: la inflación interanual fue 60,7%, la más alta desde enero de 1992 (76%), mientras que la suba acumulada en 5 meses alcanzó 29,3%, la mayor desde 1991 (65%).  
    Leer más

    10 junio, 2022

    Esta semana se profundizó la tendencia de debilidad que veníamos observando en los precios de los títulos CER. Otrora estrella del mercado y aún engranaje fundamental para el rollover del Tesoro, la curva de pesos con ajuste inflacionario fue víctima de una ola masiva de ventas no vista en mucho tiempo. El balance es devastador: papeles que vencen este año terminaron la semana con pérdidas de hasta 4%, los bonos a 2023 retrocedieron hasta 9%, mientras que los títulos largos se derrumbaron hasta 17%.  
    Leer más

    3 junio, 2022

    En mayo el sector agroexportador siguió rompiendo récords. Las ventas fueron las más altas de la historia para cualquier mes. En concreto, las empresas del sector vendieron USD 4.231 millones, un 33% más que en abril y un 19% por encima del monto de mayo de 2021. Más allá de los rindes, los términos de intercambio colaboraron con este hito, más que compensando el deterioro del tipo de cambio real.
    Leer más

    27 mayo, 2022

    La inversión estrella durante 2021 y en que va de este año siguen siendo los títulos que ajustan por la inflación. El recorte del tipo de cambio libre, el elevado devengamiento derivado de la indexación y las ganancias de capital (compresión de spreads) fueron los dinamizadores de las valuaciones medidas en moneda dura.
    Leer más

    20 mayo, 2022

    Esta volátil semana de mayo culmina internacionalmente con el inicio de nuevo bear market, el primero desde marzo de 2020. Se dice que esta fase comienza una vez que el S&P 500 pierde más de 20%. Precisamente, este es el registro negativo que el índice acumula a la fecha desde el máximo histórico establecido el 3 de enero pasado. Esta caída es parte de un retroceso de siete semanas, la racha más larga desde que estalló la burbuja de las “Puntocom” en 2001.
    Leer más

    Abrí tu cuenta

    Completá el formulario y contactate con nosotros.