Weekly

Lo que tenes que saber de la realidad económica Argentina.

PERIODO DEL 2 enero, 2023

El GPS económico de riesgos en 2023

La economía argentina acumula una serie de desequilibrios cuyos efectos son fáciles de notar a simple vista. De cara al año que comienza, identificamos tres tipos de riesgos a los que habrá que prestar especial atención: por un lado, aquellos que dependen completamente de factores externos (vinculados a la política monetaria del resto de los países y a las condiciones climáticas); por otro lado, los riesgos que dependen enteramente de la racionalidad en el manejo de la política económica, con riesgos crecientes por el año electoral. Por último, destacamos aquellos en donde la oposición tiene mayor influencia que la gestión actual, y se vincula con el mercado de deuda en pesos.

Por otra parte, a modo de balance, 2022 fue un año difícil en materia de inversiones en Argentina, en gran medida porque la inflación resultó ser mucho mayor a lo esperado y el mercado financiero global trajo más dolores de cabeza que alegrías. Con esto presente, mostramos cuáles fueron los activos que mejor respondieron en términos de retorno total nominal, real y en dólares.


Atención a los riesgos de cara a 2023

La economía argentina acumula una serie de desequilibrios cuyos efectos son fáciles de notar a simple vista. Producto del déficit fiscal crónico y una emisión monetaria persistente, la inflación es cada vez mayor y hoy supera el 90% anual. Consciente de esta dinámica, el Gobierno ha optado por reemplazar en la mayor medida posible la asistencia monetaria directa por financiamiento en el mercado sin grandes ajustes en materia fiscal. En este contexto, los vencimientos en pesos para el próximo año rompen récords.

Por otro lado, pese a las extraordinarias liquidaciones agrícolas de las últimas campañas, el manejo de la política cambiaria en el pasado reciente ha sido desacertada. En consecuencia, la cantidad de reservas es exigua a pesar de la mejora en el margen que se dio con la llegada de Massa a Economía y los esquemas de “dólar soja”.

Como resultado de lo recién mencionado, identificamos tres tipos de riesgos que enfrentará el Gobierno en 2023 y que afectarán la disponibilidad de dólares y la cantidad de pesos: 1) aquellos sobre los cuales nada puede hacer porque derivan de fenómenos externos, 2) los que dependen puramente de la racionalidad en el manejo de la política económica y 3) aquellos en los que la oposición tiene más influencia que la gestión actual.

Acá no hay nada por hacer

Una de las preocupaciones más claras gira en torno al estado de las reservas netas. Si bien Massa pudo sortear esta problemática en el corto plazo, las perspectivas de cara al próximo año son mucho menos favorables, simplemente, por factores que exceden a la política económica.

El evidente viento de frente

El primero de los riesgos se vincula al contexto internacional. En 2022 la Reserva Federal de Estados Unidos endureció marcadamente su política monetaria. Para hacer frente a la mayor inflación en 40 años, encareció el costo del dinero del rango 0% – 0,25% a 4,25% – 4,50%. Las mayores tasas de interés reales suelen frenar el dinamismo de la economía (el mercado debate si habrá una recesión suave o fuerte) y fortalecer el dólar a nivel mundial a causa del ingreso de capitales desde otros mercados. Este cóctel sienta un mal precedente para los precios de materias primas.

Para fortuna de los países productores de bienes agrícolas, la invasión rusa en Ucrania permitió una anomalía histórica: el dólar apreciado convivió con precios de commodities altos. Desde este plano del mundo tendremos que prestar atención a estas dos mecánicas. Tanto un mayor endurecimiento por parte de la FED como una total recomposición de Rusia y Ucrania en el mercado de granos podrán suponer una merma en los precios de exportación. Por ende, una menor oferta de divisas.

La sequía complica la próxima campaña agrícola

Puertas adentro, las perspectivas son aún menos favorables. El mal clima continúa afectando al trigo y las estimaciones de producción fueron otra vez corregidas a la baja. De acuerdo al último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) la producción de será de 11,5 millones de toneladas. Un recorte del 50% en relación a la campaña 2021-22.  En esta línea, la BCR espera caídas en la liquidación total del agro (incluyendo soja y derivados) en 2023 de entre USD 10.000 millones y USD 16.000 millones respecto a los USD 46.000 millones estimados de liquidación para 2022. Es decir, fuera de lo que esté al alcance del Gobierno, la oferta de dólares en 2023 no será extraordinariamente alta como lo fue en 2021 y 2022. Más bien lo contrario.

Donde el Gobierno tiene poder de acción

Si bien desde el Ministerio de Economía y el Banco Central no pueden hacer nada contra el viento de frente externo, sí tienen acceso a una batería de herramientas claves que pueden influir en el rumbo de la macroeconomía.

La política cambiaria

La primera de ellas se vincula al manejo del tipo de cambio. Desde su comienzo Massa logró poner paños de agua fría a la situación crítica de reservas sin un ajuste discreto tradicional en el precio del dólar mayorista.

Ambas ediciones de “dólar soja” permitieron una liquidación conjunta de USD 10.500 millones, mientras que las compras netas de divisas del Central superaron USD 6.900 millones. Sin embargo, en las 40 ruedas que mediaron entre ambas ediciones (sin el tipo de cambio especial), el BCRA se desprendió de USD 1.500 millones para hacer frente a la demanda de divisas.

Pero ya no hay demasiado atajos. El menor éxito del “dólar soja 2.0” y la limitación que impone el FMI ante la existencia de tipos de cambios múltiples quitan sin dudas grados de libertad y discrecionalidad al manejo de la política cambiaria. Una corrección “de una vez” en el precio mayorista del dólar está vedada por motivos políticos. A pesar de ello, desde octubre se vio un cambio en la tendencia del tipo de cambio real respecto a lo que venía ocurriendo desde 2020. En el último trimestre, la tasa de devaluación superó sistemáticamente a la inflación.

Sin embargo, en las últimas ruedas se observó una marcada desaceleración en el crawling peg. De ubicarse por encima del 110% anualizado se ralentizó por debajo del 90%. En este tipo de regímenes, se suele utilizar al tipo de cambio como un ancla nominal para contener el aumento de precios. Se trata de una dinámica que se da con mayor fuerza en la previa electoral. De hecho, si tomamos el promedio de las elecciones desde 2003 podemos notar que en los diez meses previos al evento electoral el tipo de cambio real se apreció en promedio 7,4%.

Repetir esta historia sería muy peligroso. En 2021 el tipo de cambio real se apreció 18%, mientras que en 2022 su revalúo marcó al 9%. Así, el dólar oficial está en niveles de apreciación máximos desde 2018.

La amenaza de una recesión y los riesgos populistas

La continua apreciación cambiaria genera incentivos para acelerar las importaciones y postergar las exportaciones. Por lo tanto, de mantenerse la dinámica recién mencionada el Gobierno debería endurecer aún más el cepo para minimizar el drenaje de divisas. De esta forma, no solo se podría haber presión al alza sobre el dólar financiero sino que también el nivel de actividad se vería resentido.

Para contrarrestar ese efecto, en medio del año electoral existe el riesgo de que la política se imponga a la racionalidad económica, priorizando los resultados de corto plazo en términos de actividad en detrimento de la estabilidad de mediano plazo.

El primer canto de sirenas podría invitar a relajar la política monetaria. Sucede que tras el dato favorable de inflación de noviembre (4,9% mensual), la tasa de política monetaria quedó bastante positiva en términos reales, con una TNA de 16% anual. Los objetivos electoralistas podrían irrumpir en cualquier momento con la idea  de que reducir el costo del crédito podría incentivar el consumo, traccionar el nivel de actividad y mejorar las chances del oficialismo. Sin embargo, la presión sobre los tipos de cambio libres sería considerable, como también las tensiones sobre el nivel de precios.

Otro de los grandes riesgos se vincula al uso irresponsable de la política fiscal. Las proyecciones elaboradas por el Presupuesto para 2023, son cuanto menos, optimistas. No solo proyecta reducciones en el déficit y en la asistencia monetaria en pleno año electoral, sino que además otorga mayor protagonismo al financiamiento privado, que ya ha mostrado señales de agotamiento. Además, cualquier exceso en materia de gasto hará que el mercado sea cada vez más reacio a prestarle al Gobierno, por lo que la emisión monetaria debería aparecer al rescate. ¿Qué significa esto? Otra vez, mayor presión sobre la brecha y más inflación.

Donde la oposición maneja la botonera

Por fuera de la delicada situación de reservas, el otro foco de zozobra gira en torno al mercado de deuda local. Aun en el escenario más optimista, donde el Gobierno cumple con el Presupuesto, la situación no deja de ser crítica.

El drama de la deuda en pesos

La incertidumbre acerca de lo que pueda pasar más allá del próximo mandato en materia de manejo de los vencimientos en pesos imposibilita al Tesoro colocar títulos por fuera de 2023. Esto se refleja en las tasas forward entre títulos 2023 y 2024, que superan los 2 dígitos hace más de 6 meses. Esta pared invisible hace que la única forma de estirar vencimientos sea amontonándolos en 2023. En consecuencia, el próximo año vencen $ 12,4 billones, es decir, 2,5 veces la base monetaria. Es cierto, sin embargo, que aproximadamente el 60% de los títulos con vencimiento a 2023 están en manos de entidades públicas, un hecho que con canjes a medida podría descomprimir la tensión.

Pero para el sector privado, la concentración de vencimientos en el próximo año se convierte en un riesgo en sí mismo. De ahí la reticencia al rollover. En el último trimestre el rescate de Fondos Comunes de Inversión (FCI) que se posicionan en títulos públicos alcanza $ 143.490 millones, mientras que la emisión por parte del Central para sostener la curva CER supera $ 500.000 millones.

El resultado de las últimas dos licitaciones, en las que el Tesoro consiguió financiamiento neto por $ 700.000 millones, no es una muestra confiable del apetito que tienen los privados por la deuda pública. De hecho, gran parte de ese flujo parece haberse originado en organismos públicos.

El reducido apetito por parte de los inversiones se corresponde a la incertidumbre que sobrevuela en el horizonte. Los bajos niveles de confianza del consumidor y en el Gobierno descuentan casi con seguridad que la oposición asumirá el mando a partir de diciembre del 2023.

Sin embargo, los incentivos no están alineados para que los favoritos en las próximas elecciones muestren sus cartas. Así, las alternativas que le quedan al Gobierno son bastante limitadas y poco agradables. Si no hay rollover, el reperfilamiento durante esta gestión parece ser un escenario de baja probabilidad de ocurrencia. Por lo tanto, podría esperarse una emisión masiva y una esterilización igualmente mayúscula.

El conflicto vinculado a los vencimientos en moneda local se relaciona directamente con la voluntad de la oposición de abandonar rápidamente los controles de capitales y el cepo cambiario. Un giro acelerado hacia la unificación del precio del dólar sería incompatible con la idea de hacer frente a los compromisos dada la debilidad de la demanda de pesos.La ecuación sí cerraría en el caso de ejecutar un canje de títulos corto por otros más largos. Ese reperfilamiento daría oxígeno y tiempo a la próxima gestión para corregir los desequilibrios sin el riesgo de una explosión nominal por el frente de la deuda. Sin embargo, esta alternativa de canje no termina de cerrar con este nivel de tipo de cambio real, ni con una inflación cercana al 100%, y ante la ausencia de una agenda de reformas estructurales.

El guardián de los pesos, cada vez más debilitado

Finalmente, otro de los riesgos asociados surge del deterioro patrimonial del Banco Central y de la amenaza de una resolución compulsiva del stock de pasivos remunerados.

Para absorber la emisión monetaria por compra de divisas, pago de intereses de LELIQ y Pases, compra de títulos en el mercado secundario y financiamiento directo con el Tesoro, el stock de pasivos remunerados se incrementó en $ 4,8 billones solo en 2022. De esta forma, estos representan el 211% de la base monetaria. Tasas reales positivas podrían generar problemas en este frente, dado que se estarían devengando intereses a un ritmo mayor que el aumento de precios.

2022 fue otro año difícil para las inversiones

Casi nadie pensaba a principio de este año que la inflación iba a superar con creces al 90%. De hecho, el alza efectiva del IPC superó por más de 40 puntos porcentuales a la estimada en el primer mes del año. Adicionalmente, los acontecimientos en el plano internacional y la incertidumbre propia de la economía local trajeron pocas alegrías. Frente a este escenario, ganarle a la suba del costo de vida fue una misión casi imposible para cualquier cartera.

A pesar de ello, dado a que el dólar CCL se movió por debajo de la variación del nivel de precios, algunas de las alternativas que ofrecieron retornos pobres en términos reales se defendieron bien en moneda dura. Fue un año interesante para algunas estrategias de carry trade, en especial para quienes dominaron el timing.

Entre el podio de activos, el oro fue las acciones. Con grandes dosis de volatilidad y un rally que se concentró en el último semestre del año, el S&P Merval escaló 40,8% en dólares (con datos al 29 de diciembre). La dinámica alcista fue traccionada, tal como sucedió con el equity del mundo, por el sector energético. Vista Oil (que no cotiza localmente, sino como ADR) trepó 196% en moneda dura. La siguieron TGS e YPF, con alzas de 165% y 131% respectivamente.

Por fuera de la excepción que se dio en la renta variable, ningún otro tipo de activos supo darle batalla a la inflación. En el universo indexado, la mejor alternativa para quienes pudieron tener acceso fueron los plazo fijos UVA, que rindieron 91,7% nominal, 1% real y 13,1% en dólares. A estos le siguieron las Lecer, que cerraron el año con un retorno de 2,2% por debajo de la inflación, aunque con una ganancia de 9,5% en moneda dura. Finalmente, los bonos CER rindieron -9,3% real y +1,6% en dólares.

La aceleración inflacionaria y el tardío endurecimiento de la política monetaria terminaron siendo una pesadilla para quienes eligieron instrumentos a tasa fija. El retorno de las Ledes ni siquiera superó el avance del dólar CCL. Rindieron apenas 61% en pesos, -15,2% ajustado por inflación y -5% en moneda dura. En línea con esto, los Botes (tasa fija con mayor duration) fueron la peor inversión en este 2022. Ofrecieron apenas 16,1% en pesos. Es decir, experimentaron una pérdida de 38,8% en términos reales y un retorno negativo de 31,5% en dólares.

Por otro lado, si bien el crawling peg superó al incremento de precios en los últimos meses, la conclusión no fue la misma para el acumulado del año. En 2022 el peso se apreció 9,4%. En parte por esta dinámica, no fue un buen año para quienes optaron por cobertura cambiaria “desde abajo”. Los bonos dollar-linked rindieron 17,8 puntos menos que la inflación y -7,3% en moneda dura.

Por otro lado, los bonos hard dollar completaron el pelotón de los rezagados de 2022. Los Globales (Ley NY) rindieron -14,4% en dólares, mientras que los Bonares (Ley local) cedieron 14,7%. Dicha dinámica habría sido mucho más pronunciada en ausencia del rally que se dio desde octubre y que acumuló ganancias de hasta 40% desde aquel entonces.

Más allá de la mala perfomance de la deuda soberana en moneda dura relativa a otros activos en Argentina, la comparación con respecto a los créditos del resto del mundo cambia la perspectiva. Los bonos de países emergentes rindieron en promedio -18%, mientras que los Treasuries norteamericanos con un plazo promedio entre 7 y 10 años produjeron pérdidas de 15%. De esta forma, durante 2022, los bonos argentinos respondieron mejor en materia de retornos que el activo libre de riesgo por excelencia, que se vio muy afectado por el endurecimiento monetario.

El próximo año estará signado por una mayor escasez relativa de dólares y por la tentación de un manejo irresponsable de la política económica con fines electoralistas. Además, la volatilidad derivada de los vaivenes de la política propiamente dicha estará a la orden del día. De esta forma, el inversor debería tener en consideración aquellos activos que ofrecen cobertura, ya sea contra el aumento de los precios o contra los movimientos del tipo de cambio financiero.

Al mismo tiempo, para quienes pueden tolerar mayores dosis de riesgo a sus portafolios, el debate en torno al “tradeelectoral” probablemente represente una oportunidad de revalorización para bonos hard dollar y acciones en general. El timing, una vez más, será crítico.

Seguí leyendo este informe suscribiéndote a nuestra lista


    Weeklys Anteriores

    3 febrero, 2023

    El trayecto de Sergio Massa por el Ministerio de Economía podría evocar el recuerdo de Dorian Gray, quien parecía siempre joven y perfecto. La inflación logró descender del 7,4% en julio hasta perforar el 5% en noviembre, la brecha cambiaria dejó atrás aquel angustiante 160% y el BCRA reforzó su stock de reservas netas. Empleando […]
    Leer más

    27 enero, 2023

    En diciembre volvió a primar el orden sobre las finanzas públicas. El déficit, según la metodología del FMI, fue de $ 502.128 millones. Así, 2022 cerró con un rojo primario de $ 1,955 billones (2,4% del PIB), sobrecumpliendo el objetivo pactado con el Fondo. Con bastante ajuste por realizar, el año electoral aparece como una […]
    Leer más

    20 enero, 2023

    Desde el Ministerio de Economía siguen sacando “conejos” de la galera. A los distintos canjes vistos en el Mundo Pesos, la implementación de los “dólares soja” y endurecimiento del cepo ahora se le suma una estrategia que involucra la deuda externa. El ministro Massa anunció la recompra de bonos en dólares por USD 1.000 millones. […]
    Leer más

    13 enero, 2023

    La inflación de 2022 fue récord en 32 años. 94,8% marcó el contador final en diciembre. Así, casi se duplicó el guarismo de 2021, que había marcado 50,1% y quedó muy lejos del 36,1% registrado en 2020. Si bien la variación mensual fue 5,1% y volvió a estar debajo de lo esperado, no existen argumentos […]
    Leer más

    6 enero, 2023

    El “dólar soja” lo hizo de nuevo. Con el tipo de cambio diferencial, el Gobierno mató tres pájaros de un tiro: no solo se logró el objetivo de acumulación de reservas netas, sino que, además, el ingreso extraordinario de retenciones facilitó que el déficit fiscal quedara dentro de los límites pautados y que la asistencia […]
    Leer más

    2 enero, 2023

    La economía argentina acumula una serie de desequilibrios cuyos efectos son fáciles de notar a simple vista. De cara al año que comienza, identificamos tres tipos de riesgos a los que habrá que prestar especial atención: por un lado, aquellos que dependen completamente de factores externos (vinculados a la política monetaria del resto de los […]
    Leer más

    16 diciembre, 2022

    El último IPC publicado por el INDEC trajo asombro entre los inversores. Mientras que el mercado esperaba 6,1% y el índice elaborado por CABA había arrojado un guarismo de 5,8%, la inflación de noviembre según el INDEC fue de 4,9%. Esta desaceleración se vio impulsada por un menor aumento en los precios de Alimentos y […]
    Leer más

    16 diciembre, 2022

    Desde 2017 a la fecha el carry trade es una estrategia perdedora con un golpe acumulado de más de 60% en dólares. No obstante, en estos últimos meses permitió interesantes retornos. Generalmente, diciembre suele ser un buen mes para posicionarse en pesos. La mayor demanda estacional de moneda local hacia fin de año suele traer cierta calma […]
    Leer más

    2 diciembre, 2022

    Este fin de año promete llegar con muchos más pesos en la economía. Si bien el mayor factor de emisión hoy pasa por el pago de intereses de los pasivos remunerados, un nuevo cóctel de medidas oficiales podría acelerar la impresión de billetes. Por un lado, aparece el “dólar soja 2.0”. Mientras más exitosa esta […]
    Leer más

    2 diciembre, 2022

    En octubre se registró un déficit de $ 129.000 millones descontando las rentas a la propiedad. De esta forma, en lo que va de 2022 el rojo acumulado es de $ 1,225 billones Por el lado de los ingresos del fisco, se vio un crecimiento por encima de la inflación en términos interanuales. El cobro […]
    Leer más

    23 noviembre, 2022

    El costo de vida trepó 6,3% en octubre. Si bien sorprendió a la baja, ya que el REM proyectaba 6,5%, estamos lidiando con una inflación anualizada de 108%. La medición interanual escaló a 88% y de continuar a estas velocidades más pronto que tarde llegará a los tres dígitos. Se observaron mayores aumentos en los […]
    Leer más

    15 noviembre, 2022

    Fin de año le supone un desafío hercúleo al Tesoro. Por un lado, gran parte del rojo fiscal se concentra en los últimos meses del año y, sin uso de la emisión monetaria, la dependencia del mercado de moneda local para cerrar esa brecha es total. Por otro lado, los vencimientos de deuda en pesos […]
    Leer más

    9 noviembre, 2022

    Como la devaluación clásica está vedada por motivos políticos, el Gobierno hace malabares para que las arcas del Central no se queden sin dólares. La familia de tipos de cambio múltiples se agrandó esta semana con el nacimiento de un nuevo dólar para los turistas.  El cepo cambiario refleja (e intensifica) una dinámica que viene […]
    Leer más

    21 octubre, 2022

    La renta fija en pesos vivió unas semanas agitadas. Sin embargo, existen razones para sostener que parte de las correcciones no habrían respondido a factores fundamentales. Concretamente, el anuncio de nuevos desembolsos de Organismos Internacionales, sumado un cepo más recargado y tipos de cambio múltiples le quitó presión al dólar oficial en el corto plazo. […]
    Leer más

    6 octubre, 2022

    Hubo festejos en la Casa Rosada sobre el cierre de septiembre. Es que el tipo de cambio diferencial para las exportaciones de soja habría permitido el triple cumplimiento de metas trimestrales con el FMI (reservas netas, meta fiscal y asistencia monetaria). Sin embargo, la ingeniería financiera que movió los engranajes agregó mayores grados de complejidad […]
    Leer más

    29 septiembre, 2022

    Si bien parecía imposible hasta hace un mes, hoy Argentina está cerca de cumplir la meta de reservas con el FMI. El tipo de cambio de $ 200 para las exportaciones de soja permitió que las liquidaciones superaran los USD 7.500 millones y que el BCRA comprara más de USD 4.900 millones. Este hito convirtió […]
    Leer más

    23 septiembre, 2022

    A paso lento, el ajuste en las cuentas públicas comienza a verse reflejado. En agosto, el gasto cayó en términos anuales por segundo mes consecutivo. Sin embargo, la recaudación impositiva también creció por debajo de los precios. Como resultado, el déficit primario durante este mes fue de $ 225.000 millones y acumula en el año […]
    Leer más

    19 septiembre, 2022

    El aumento del IPC en agosto volvió a sorprender al alza. Lejos del 6,5% que se esperaba, el registro fue 7% (125% anualizado). En términos interanuales, los precios escalaron 78,5% y en lo que va del año avanzaron 56,4% (95,6% anualizado). En respuesta a esta dinámica, el BCRA volvió a subir la tasa de LELIQ. […]
    Leer más

    12 septiembre, 2022

    Lo que hace algunas semanas sonaba a una utopía, hoy es una realidad: los dólares están llegando a Argentina. Por el canal financiero, el Banco Mundial hará un desembolso extra de USD 900 millones para los próximos seis meses (sumados a los USD 1.100 millones ya acordados). A su vez, con el BID se acordó […]
    Leer más

    2 septiembre, 2022

    Luego del caos bursátil que se vivió en julio, los activos argentinos operaron con cierta estabilidad en agosto. Sin embargo, como consecuencia de la elevada inflación, muy pocos activos financieros lograron rendimientos reales positivos. Por ejemplo, los bonos locales experimentaron caídas reales que fueron desde 1% hasta 11%. A pesar de lo difícil que fue […]
    Leer más

    26 agosto, 2022

    Tras un largo letargo que parecía no tener fin, el peso, los bonos y las acciones argentinas mostraron una reversión en la tendencia. Si bien parte del rally de este último mes en parte tuvo que ver con el desempeño del resto de los emergentes, esta semana los activos locales reaccionaron favorablemente pese a condiciones […]
    Leer más

    19 agosto, 2022

    En el último mes y medio, la caída en el nivel de reservas dejó al Banco Central en una situación crítica. Si bien vimos cierta reversión en los últimos días, se aproximan meses complejos por factores estacionales. Frente a estas circunstancias, observamos los últimos intentos oficiales para conseguir divisas, aún sin muchas medidas concretas.  Ante […]
    Leer más

    12 agosto, 2022

    El costo de vida escaló 7,4% mensual (136% anualizado), la mayor variación mensual desde abril del 2002. A su vez, la variación interanual trepó a 71%, un récord desde la salida de la hiperinflación. En tanto, en 7 meses el  IPC avanzó de 46,2% (91,8% anualizado). Sorpresivamente, estos hitos se dieron sin que se haya dado […]
    Leer más

    5 agosto, 2022

    Las primeras medidas de Sergio Massa como nuevo ministro de Economía fueron por el camino de la racionalidad: anunció que se cumplirá la meta fiscal pactada con el FMI, habrá recortes de subsidios a la energía, los planes sociales se convertirán en trabajo, se congelará el ingreso a planta permanente en el Estado, se prescindirá […]
    Leer más

    29 julio, 2022

    Tras varios rumores, se confirmó la llegada de Sergio Massa como ‘superministro’ de Economía, Producción y Agricultura. Si bien el tigrense se destaca por tener una visión más pragmática que la del resto de la coalición gobernante, la principal incógnita gira en torno a su capacidad real para equilibrar las cuentas públicas mediante la reducción […]
    Leer más

    22 julio, 2022

    En las últimas horas, el Gobierno se encargó de remarcar que hay una retención de granos que está afectando la dinámica de divisas. Lo cierto es que los incentivos a desprenderse de los granos se redujeron considerablemente en los últimos días por diversas razones: un ritmo de crawling peg más acelerado, la dificultad para acumular […]
    Leer más

    15 julio, 2022

    El costo de vida creció 5,3% mensual (85,8% anualizado), mientras que el mercado esperaba 5,2%. De esta manera, el sexto mes del año mostró la mayor variación mensual para un junio desde 1990. En tanto, durante el primer semestre, la inflación acumuló 36,2% (85,5% anualizado, un ritmo que implica que los precios se duplican cada […]
    Leer más

    8 julio, 2022

    La salida de Martín Guzmán inyectó enormes dosis de incertidumbre y nerviosismo en el mercado. La llegada de Silvina Batakis, con un perfil heterodoxo y afín al kirchnerismo, al Ministerio de Economía tampoco hizo nada para calmar las aguas. El veredicto del mercado fue claro: los bonos en dólares se hundieron 15%, el riesgo país superó los 2.700 puntos básicos y el tipo de cambio “contado con liqui” se disparó $ 40 o 16% hasta rozar los $ 300.
    Leer más

    1 julio, 2022

    Hasta el viernes 24, en el mes el BCRA había vendido en términos netos USD 584 millones al sector privado. Así, junio se encaminaba a ser el peor sexto mes del año con cepo, y el más raquítico en este rubro desde 2018. Pero gracias a un nuevo ajuste por cantidades en el sector externo, en 4 días la entidad sumó USD 1.523 millones. De esta manera, junio cerró con compras netas por USD 940 millones, configurando el mejor registro para este mes desde 2010. Según Economía, la meta de reservas netas con el FMI habría sido alcanzada.
    Leer más

    30 junio, 2022

    La debilidad en el mercado de bonos en pesos continuó. Con la plaza prácticamente paralizada, el Banco Central operó fuertemente sobre la curva de títulos CER para defender las paridades de los bonos más cortos y no complejizar el programa financiero oficial. Esta participación en el mercado secundario, que no tiene ningún tipo de restricción legal por la Carta Orgánica ni por el acuerdo con el FMI, posibilitó que el BCRA ingresara al canje de letras que desde Economía habían lanzado esta semana antes del vencimiento de $ 606.000 millones de fin de junio. Gracias a esta estrategia, el Tesoro postergó $ 363.000 millones.
    Leer más

    16 junio, 2022

    El IPC en mayo mostró un incremento de 5,1% mensual, menos que en marzo (6,7%) y abril (6%). Pero no hay margen para alegrarse: la inflación interanual fue 60,7%, la más alta desde enero de 1992 (76%), mientras que la suba acumulada en 5 meses alcanzó 29,3%, la mayor desde 1991 (65%).  
    Leer más

    10 junio, 2022

    Esta semana se profundizó la tendencia de debilidad que veníamos observando en los precios de los títulos CER. Otrora estrella del mercado y aún engranaje fundamental para el rollover del Tesoro, la curva de pesos con ajuste inflacionario fue víctima de una ola masiva de ventas no vista en mucho tiempo. El balance es devastador: papeles que vencen este año terminaron la semana con pérdidas de hasta 4%, los bonos a 2023 retrocedieron hasta 9%, mientras que los títulos largos se derrumbaron hasta 17%.  
    Leer más

    3 junio, 2022

    En mayo el sector agroexportador siguió rompiendo récords. Las ventas fueron las más altas de la historia para cualquier mes. En concreto, las empresas del sector vendieron USD 4.231 millones, un 33% más que en abril y un 19% por encima del monto de mayo de 2021. Más allá de los rindes, los términos de intercambio colaboraron con este hito, más que compensando el deterioro del tipo de cambio real.
    Leer más

    27 mayo, 2022

    La inversión estrella durante 2021 y en que va de este año siguen siendo los títulos que ajustan por la inflación. El recorte del tipo de cambio libre, el elevado devengamiento derivado de la indexación y las ganancias de capital (compresión de spreads) fueron los dinamizadores de las valuaciones medidas en moneda dura.
    Leer más

    20 mayo, 2022

    Esta volátil semana de mayo culmina internacionalmente con el inicio de nuevo bear market, el primero desde marzo de 2020. Se dice que esta fase comienza una vez que el S&P 500 pierde más de 20%. Precisamente, este es el registro negativo que el índice acumula a la fecha desde el máximo histórico establecido el 3 de enero pasado. Esta caída es parte de un retroceso de siete semanas, la racha más larga desde que estalló la burbuja de las “Puntocom” en 2001.
    Leer más

    Abrí tu cuenta

    Completá el formulario y contactate con nosotros.